Las reglas más confusas del golf

Como todo buen deporte que se precie, para poder pasar un buen rato con amigos o participar en un torneo sin arrancarse los pelos, es importante conocer las reglas del golf. Lo primero que tienes que saber es que el golf es un deporte muy antiguo y tradicionalmente relacionado con las clases altas. Por este motivo habrás escuchado muchas veces que el golf “es un deporte de caballeros”. Esto significa que tiene muy arraigado un código de conducta implícito que condena acciones o actitudes, como la picardía, moverse en los límites de la legalidad, aprovecharse de vacíos legales está muy mal visto o, incluso, la vestimenta. Como pasa también con otros deportes, como el tenis.

RELACIONADO: historia y evolución del palo de golf

Un ejemplo muy claro de una conducta adecuada recogido en el reglamento, pero que, en cambio, no conlleva ningún tipo de sanción (excepto si el comité dictamina descalificación por no respetar el código de conducta), es la reparación de los desperfectos o piques, que provoca la bola al aterrizar en el green.

El reglamento del golf está compuesto por un total de 6 secciones con 24 reglas (y sus interpretaciones) completadas con definiciones. Los organismos encargados de establecer y regular la normativa internacional del golf son la The Royal and Ancient o R&A, la cual es la mayor autoridad en el mundo, excepto en Estados Unidos y México, donde la autoridad encargada es la United States of America Golf Association o USGA. Ambas colaboran en la creación y revisión de las reglas del golf y de su versión resumida denominada Libro del jugador, así como la organización de los torneos que componen el circuito europeo y americano.

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter !

Te informaremos de las últimas novedades, ofertas y promociones especiales. Te las enviaremos directamente a tu correo, sin spam.

Sin embargo, a menudo ocurren situaciones que pueden resultar dudosas o que, directamente, desconocemos como interpretar estas reglas de juego. A continuación, vamos a presentarte las reglas más confusas del golf que, incluso los golfistas más experimentados desconocen:

¿Qué ocurre si tu bola acaba debajo de un coche aparcado?

Este caso es particularmente extraño, ya que muy mal hay que golpear la bola o muchas casualidades tienen que ocurrir para que tu bola acabe debajo de un coche. No obstante, puede suceder. En este caso existen dos posibilidades. Si el vehículo es fácilmente movible podrá apartarse siempre y cuando no afecte a la bola. En cambio, si no se puede retirar con facilidad, será considerado como un obstáculo inamovible, por lo que el jugador tendrá derecho a un alivio sin penalización.

Esta regla se aplica de igual modo en las zonas especialmente sensibles, como el césped nuevo, los árboles o las flores. Y también para lo que en golf se conoce como “agua casual” o “agua ocasional”. Esta situación se da, por ejemplo, tras una lluvia intensa, donde se acumula agua en zonas en las que habitualmente no hay. En este caso se te permitirá mover la bola sin penalización.

No se puede mover una serpiente viva antes de seguir con tu juego

Ciertamente esta situación es muy difícil que se dé en nuestro país. Pero claro, el reglamento está diseñado para muchos lugares en los que fácilmente te puedas encontrar con estos inesperados visitantes. De todas formas, no sería tan extraño encontrarte en un campo de golf con un nido de abejas, ver caimanes rondando los campos de Florida, osos o ciervos en campos de zonas montañosas, una colonia de hormigas venenosas en África o canguros en Australia.

RELACIONADO: TOP animales en un campo de golf

El estrecho lazo entre golf y naturaleza puede ponernos en situaciones de estas características. Para ello, el reglamento contempla el contacto con animales potencialmente peligrosos, cuando la bola se encuentra cerca, lo que podría ocasionar serios daños al jugador. Así pues, se permite al jugador aliviarse bajo el amparo de la regla 16.2b “Alivio por condición de animal peligroso”.

El jugador será descalificado cuando se detecte una penalización tras la firma de la tarjeta de puntuación

El objetivo final de todo jugador durante un torneo es no ser descalificado. Por muy bien que te haya ido durante la jornada, una penalización que se haga evidente, a pesar de que la tarjeta ya se haya firmado, podrá amargarte el día.

Firmar una tarjeta incorrecta supondrá la descalificación automática, en lugar de la penalización de dos golpes, independientemente de si la irregularidad es consciente o inconsciente.

Limpiar el rocío del césped conlleva una penalización de dos golpes

La limpieza del agua, rocío o escarcha del terreno se considera una falta. Los jugadores a los que les gusta madrugar para jugar al golf, tal vez con intención de evitar las horas de más calor, se encuentran habitualmente con esta situación. Sin embargo, no son elementos considerados como “agua temporal” o “impedimentos sueltos”, por lo que su retirada está prohibida. Por el contrario, la nieve o el hielo natural si que tendrán esta consideración, por lo que el jugador podrá aliviarse a su elección sin castigo alguno.

Se considerarán como bolas perdidas si ambas están sin marcar

Es una situación más habitual de lo que a muchos les gustaría admitir. Supongamos que tu bola y la de tu compañero caen muy próximas y ninguna de las dos tiene marca, o tienen la misma marca, de manera que resulten indistinguibles, ambos jugadores tendrán que repetir el golpe y serán sancionados con un golpe adicional.

Si se desprende la cabeza del palo durante el downswing y se pierde la bola, cuenta como golpe

Esta norme es en sí misma una doble norma. Por un lado, si la cabeza del palo se suelta durante el downswing y la bola se pierde el golpe será tenido en cuenta.

Pero, por otra parte, si este se rompe durante el backswing y la bola se pierde o fallas el golpeo, este no será tenido en cuenta.

Esta norma es un buen ejemplo de que en el golf es importante darse cuenta de que existen dos caras para una misma moneda. No es la única norma que hay que diferenciar entre backswing y downswing.

Por si tienes la mala suerte de que esto te suceda, en Madrid Golf te ofrecemos una selección de los mejores palos de golf del mercado para que puedas reponer tu equipo.

Dos posibilidades si tu bola se incrusta en una pieza de fruta

Si, has leído bien. Un golfista medio no es consciente de la cantidad de situaciones bizarras que pueden llegar a suceder. Pero un golfista profesional habrá visto y vivido todo tipo de situaciones extrañas.

Posiblemente una de las más raras recogidas en el reglamento es la posibilidad de que tu bola quede incrustada en una pieza de fruta. Existen dos posibilidades a este respecto:

  • Se establece que bien puedes jugar la bola (o la fruta) tal y como se encuentra.
  • O bien declarar la bola como injugable.

Supongo que nadie quiere estampar su palo de golf contra la dura piel de un coco, pero es el propio jugador el que, al final, tiene la capacidad de decidir cuál de las dos opciones prefiere.

Si tu bola golpea a otro golfista y cae fuera de los límites no tendrás penalización

Esta norma es un claro ejemplo de lo que contrariamente mucha gente piensa, ya que ninguna regla penaliza a un golfista que golpee a otro. La norma establece que si un golfista realiza un golpeo, y la bola impacta contra otro golfista, y esta termina fuera del límite, el primero podrá repetir dicho golpeo y no recibirá penalización alguna.

No obstante, como hemos dicho anteriormente, el golf es un deporte en el que el código de conducta y unas reglas de etiqueta no escritas, pero que tienen mucho peso en el juego. Los golfistas deben utilizar la expresión “fore!” (¡bola!) para prevenir a otros usuarios del campo. Viene siendo una especie de “¡árbol va!”. Pero, si finalmente la bola acaba golpeando a otro jugador no olvide pedir disculpas.

Jugar la pelota como se encuentre

Imagina que tu bola cae en el bunker y tienes un buen lie para ejecutar con tu sand wedge. Pero justo antes de golpear el viento arrastra un obstáculo como una rama de un árbol, hojas o una piña, con tan mala suerte de que acaben justo detrás de tu bola. ¡Pues te aguantas! Este tipo de situaciones se consideran como obstáculos a superar, y si por casualidad decides mover la bola, que sepas que te costará una penalización de dos golpes.

Los hormigueros se consideran obstáculos sueltos

¿Qué pasa si mi bola se introduce en un hormiguero? Ciertamente es una pregunta que todo golfista espera no tener que hacerse nunca.

Si al aterrizar tienes la mala suerte de que tu bola se introduzca dentro de un hormiguero, o de cualquier tipo de agujero hecho por un animal, como una topera o una madriguera, se permitirá el alivio sin penalización, ya que se consideran como impedimentos sueltos.

Pero no es oro todo lo que reluce. Y es que algo muy gracioso sucede en la USGA. Esta considera que los agujeros hechos por animales en el campo, como las madrigueras de conejos, un obstáculo suelto, por lo que se acoge a lo anteriormente mencionado. Sin embargo, si el agujero pertenece a un animal no excavador, como un perro, el golpeo no está sujeto a alivio.

Deja un comentario