Bump and run: todo lo que necesitas saber

El bump and run es un término de golf para un tipo específico de tiro de chip que no se juega con demasiada frecuencia por la mayoría de los golfistas. Sin embargo, este tipo de golpe podría ser una alternativa útil para los golfistas que no se sienten cómodos con los golpes cortos normales, ya que hay mucho menos movimiento con el palo y el cuerpo. Al golpear un bump and run, el palo del golfista sólo debe llegar a la altura de la rodilla en el backswing y tener un seguimiento corto después de un contacto firme con la bola.

Mucha gente, sobre todo los aficionados, cree que para ser un buen golfista basta con golpear el driver a 300 metros por el centro de la calle.

Aunque salir del tee es el primer paso, crucial para conseguir una puntuación buena, piensa en cuántas veces has jugado con alguien que pega “bombas” pero que parece terminar cada hoyo con bogey o algo peor.

RELACIONADO: cómo conseguir el swing de golf perfecto.

Como dice el viejo refrán del golf: “el drive por el espectáculo, el putt por la pasta”, pero ¿es esto cierto?…

De nuevo, es absolutamente vital conseguir ganar distancia desde el tee si quieres ser un golfista de calidad, pero lee cualquier entrevista con alguien del tour o habla con tu profesional local de la PGA y sin duda todos dirán lo mismo sobre dónde deberías pasar la mayor parte de tu tiempo de práctica: dentro de los 100 últimos metros y alrededor del green.

Ahora bien, no cabe duda de que una buena parte de este tiempo debe dedicarse a los putts y a aprender a embocar esos cruciales golpes. Pero si no consigues llegar al green en buenas condiciones, tienes que tener un juego corto excelente, y hay una técnica de chipping que puede ayudarte a conseguirlo.

El bump and run.

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter !

Te informaremos de las últimas novedades, ofertas y promociones especiales. Te las enviaremos directamente a tu correo, sin spam.

¿Qué es el bump and run?

El bump and run es una forma fiable de golpear la bola, “golpeándola” contra el suelo y dejando que se dirija hacia el hoyo. Se suele jugar con un hierro siete u ocho y el preferido por los jugadores de menor hándicap, ya que permite un mayor margen de error, y es indulgente para los golfistas que temen utilizar cuñas de gran altura al realizar el chip.

No hay duda de que todo el mundo desearía poder jugar ese golpe alto y con efecto como los profesionales e impresionar a los amigos en el campo con el lob wedge en la mano.

Cuando Phil Mickelson batió el récord de ganador de un major a mayor edad, al ganar el Campeonato de la PGA de 2021 en Kiawah Island, muchos se apresuraron a aplaudir sus largas “bombas” desde el tee, sobre todo teniendo en cuenta su avanzada edad, 50 años en ese momento.

A pesar de ello, muchos expertos en golf vieron al verdadero héroe: su increíble juego con el wedge bajo presión. En Kiawah, los greens eran increíblemente difíciles de golpear, por lo que los terceros golpes altos en busca de las subidas y bajadas eran una característica de las rondas de todos.

Pero mientras que los grandes tienen que ser capaces de jugar ese wedge de 60 grados fuera de los greens estrechos para facilitar los putts, en muchos campos un bump and run será el mejor remedio para un approach.

Bump and run

¿Cuándo se debe ejecutar un bump and run?

Realizar el golpeo en la calle puede ser difícil porque necesitas un espacio despejado delante de ti para que la bola se dirija hacia el green sin interrupciones. Este golpe es útil en la zona de los greens porque es una buena alternativa a los golpes flop y a los chips normales, ya que es mucho más fácil controlar la velocidad del palo.

Hay varias razones por las que puedes querer realizar un bump and run durante una ronda:

Ráfagas de viento

El viento, sobre todo si sopla de lado, hará que la bola se desvíe de su trayectoria. Si este es el caso, puedes considerar golpear un bump and run debido a que cuanto más cerca del suelo vaya la bola menos le afectará. Esta es una práctica muy común en el golf europeo debido a cómo están diseñados los campos y a las condiciones meteorológicas. Ocasionalmente, también te encontrarás con esta situación en otras zonas del mundo, por lo que debes vigilar la dirección del viento y saber, así, cuándo te obliga a realizar un golpe de bump and run.

Árboles en las proximidades del green

Otra razón por la que puedes querer utilizar el bump and run es si te encuentra en las proximidades del green, pero te encuentras con que está rodeado de árboles. En estos casos, un tiro alto tiene muchas papeletas de errar el golpe por culpa de que la bola impacte con las ramas. En estos casos, una muy buena opción es el bump and run, para mantener la bola bajo las ramas.

Mucho verde por recorrer

Otro momento en el que puedes querer golpear el bump and run es cuando está en el antegreen o en el fairway, cerca del green, pero con mucho green para trabajar. Es decir, cuando el banderín está en un lugar donde no necesitas spin y que la bola se detenga rápidamente. En la mayoría de los campos de golf, la hierba del green es bastante uniforme.

Si consigues que la bola ruede en el césped, puedes adivinar con bastante precisión su trayectoria y terminará más fácilmente con un buen lie. Por lo tanto, el bump and run puede utilizarse, por así decirlo, como algo intermedio entre un putt largo y un approach para acercar la bola al hoyo.

También puede necesitarlo si hay muy poco terreno. Lo que no permite suficiente spin como para detener la bola cerca del hoyo. Un bump and run se puede utilizar para detener la bola cerca de un hoyo que esté cerca de los límites del green.

Básicamente, un bump and run te va a proporcionar control sobre un tiro de dos maneras diferentes:

  • Proporciona un vuelo de bola más bajo, para que puedas evitar cualquier obstáculo elevado, como las ramas de los árboles.
  • Va a limitar la cantidad de efecto que se aplica en la bola, de modo que la bola ruede con más precisión y tome las pendientes naturales del green o de la calle.

Tight lies

Para los que no lo sepan, un “tight lie” es cuando hay muy poca hierba bajo tu bola de golf. No estamos hablando de un búnker junto al green, sino que puede ser una zona quemada o muerta por falta de agua. También puede ser una zona de tierra dura o simplemente un área que es realmente dura, pero la hierba también está cortada. No importa el tight lie en el que te encuentres, el golpe de bump and run te da más margen de error que otros golpes, como el flop.

Con demasiada frecuencia, los golfistas aficionados intentan realizar un golpe de aspecto atractivo en un tight lie y sólo se consigue perder un golpe.

Ahora que ya sabes cuándo hay que usarlo, ¿cómo se ejecuta un bump and run?

Para jugar el bump and run, hay que mantener el peso en el pie delantero, colocar la bola y buscar un lugar para aterrizar la pelota. Los codos deben estar casi bloqueados y los brazos deben oscilar hacia delante y hacia atrás como en un golpe de putt, “golpeando” la pelota contra el suelo para mantenerla baja y rodando hacia el hoyo, en lugar de volar por el aire.

Dominar estos pasos es la clave para ejecutar el golpe, así que veamos cada uno de ellos con más detalle.

Posición de la bola

La idea de un bump and run es que se juegue bajo en dirección al objetivo.

Coloca la pelota hacia atrás en el stance (en el interior del pie trasero). Esto hace que el palo haga contacto en trayectoria descendente, lo que significa que la pelota saldrá más baja. Si juegas la pelota demasiado adelante en tu postura e intentas un bump and run, es probable que ocurra una de estas dos cosas:

  1. Tu upswing se realiza a lo largo de la bola, lo que provoca que la golpees con poca fuerza.
  2. Presenta demasiado loft y poco vuelo, consiguiendo un golpeo corto.

Bump and run posicion de la bola

Cargar el peso del cuerpo hacia delante

Es crucial cuando se juega un bump and run mantener el peso hacia adelante y a través de la pierna adelantada. Al hacer esto, favorecerás el impacto hacia abajo con la bola y evitarás un tiro flojo que puede volar hasta la parte posterior del green.

Si bien el bump and run se utiliza a menudo porque es más flexibles que un chip de cuña más alto, un golpe elevado seguirá teniendo resultados horribles, sólo que no tan horribles como un tiro con un wedge de 60 grados.

Cargar el peso hacia adelante ayudará a que el palo haga ese contacto hacia abajo y y permitirá utilizar palos con menos loft (como un hierro 8), que evitará que el borde de ataque del palo se clave demasiado, reduciendo la posibilidad de un tiro picado.

Esencialmente, esta parte de la técnica no es diferente a un golpe de cuña con mayor loft, pero al usar un hierro corto disminuirá la probabilidad de error si se juega correctamente.

Swing como el del putt

Uno de los elementos más singulares del bump and run es el swing que realiza, mucho más parecido a un putt que a cualquier otro swing de golf.

Dado que estamos tratando de mantener la bola baja y hacerla rodar, querrás evitar cualquier acción de muñeca “oscilante” que pueda levantarla en el aire, deteniéndola en seco.

El primer  lugar, jugar un bump and run con un swing de muñeca es algo muy difícil de lograr. El bump and run se juega con los codos casi bloqueados y las muñecas quietas.

Puede parecer un swing bastante rígido, pero el swing debe provenir en última instancia de un movimiento pendular de los hombros, asegurando que el palo se desvíe lo menos posible de la trayectoria original. Para golpear la pelota más lejos, aumenta el backswing y para que sea un golpe corto, disminuye el backswing.

Calcula a dónde quieres que llegue la bola

Si tienes una buena postura y puedes hacer un contacto limpio, la última pieza del rompecabezas que queda es calcular hasta dónde quieres que llegue la bola.

  • Cuando se golpea cuesta arriba, la pelota se levanta más rápido, por lo que puede ser necesario hacerla rodar más lejos.
  • Si se trata de un chip cuesta abajo, el vuelo del golpe y la carrera puede ser muy pequeño, con un lanzamiento largo y enérgico hacia el hoyo.

Hay cosas en el golf que no se pueden enseñar, y la habilidad general y el tacto alrededor de los greens son vitales para jugar un buen bump and run, así que la práctica en el campo es imprescindible.

¿Cuál es el palo más indicado para el bump and run?

La mejor manera de jugar un bump and run es con un hierro 7 u 8, ya que estos palos son muy “indulgentes”, dejándole más margen de error, y harán que la bola salga mejor que con un wedge. Querrás un palo que te proporcione la opción de abrir la cara y usar un poco más de vuelo, o usar un palo de menor loft para mantenerla baja, lo que hace que un hierro 7 u 8 sea la opción ideal.

También puedes encontrar palos como el chipper, bastante útil si tienes “miedo” de golpear la bola con un hierro corto o un pitching wedge.

Comprar chippers de golf

Los chippers, como el popular Square Strike Wedge, están diseñados exactamente para este tipo de golpe, ya que son una mezcla entre un wedge y un putter y se juegan con el mismo movimiento pendular de los hombros.

Si te sientes más creativo, un híbrido o incluso una madera 3 también pueden ser una opción sólida en el green. Muchos jugadores del circuito optan por el híbrido en los lies más estrechos, ya que la suela ancha y plana puede facilitar un golpe consistente.

Comprar palos híbridos de golf

Lo que no recomendamos es usar un wedge de alto vuelo, como uno de 56 o 60 grados.

La única manera de presentar un loft lo suficientemente bajo como para que la bola se desplace por el suelo, cuando se utilizan estos wedges, es inclinando la varilla hacia delante y eliminando el rebote del palo (una receta para golpear con fuerza) o poniendo la bola muy atrás en su postura.

Deja un comentario