4 consejos para jugar al golf con viento

Si crees que puedes vencer al viento pegándole a la bola con más fuerza de lo normal, este artículo es para ti.

La verdad es que jugar al golf con viento es una situación que debe de ser enfrentada con una sólida estrategia. Aumentar la potencia de tu swing solo contribuirá a subir el back-spin de la bola, perder control sobre ella en los tiros y acrecentar tu handicap.

A continuación te presentamos una serie de consejos que te darán mucha ventaja sobre otros competidores en los días con viento, ya que hay una buena cantidad de golfistas que no están preparados para enfrentar a estos escenarios.

Pero antes de ellos, es importante que entiendas cómo el viento puede afectar tus golpes.

  • Viento a favor: si el viento sopla a favor de tu golpe, este será más largo y alcanzará menos altura de lo normal. Además, al tocar el suelo la bola recorrerá mayor distancia.
  • Viento en contra: cuando el viento vaya en tu contra la bola llegará a mayor altura, recorrerá menos distancia y tendrá un aterrizaje más precipitado que en condiciones regulares. Al contrario del punto anterior, una vez que la bola toque tierra, su spin será mayor y se detendrá rápidamente.
  • Viento lateral: este es al que te enfrentarás con mayor frecuencia en tus golpes. Dependiendo del lado del que venga, empujará a tu bola hacia la dirección contraria. Según los efectos que le des a la pelota en el golpe, el viento los puede potenciar o anular.

Consejos para Jugar al Golf con viento

En este artículo te presentamos 4 consejos a tener en cuenta para jugar al golf con viento.

Saber la intensidad y dirección del viento

De acuerdo, en muchísimas ocasiones te toparás con viento en el campo, pero según su velocidad y dirección deberás enfrentarlo de diferentes maneras. Para cuantificar su intensidad puedes hacer uso de la Escala de Beaufort (que se suele utilizar para este fin en los barcos en alta mar). Esta utiliza, entre otros objetos, una bandera (que tú hallarás en los hoyos) para medir el viento, y dicta que:

  • Viento leve (8 km/h): habrá una suave ondulación de las banderas. También podrás verlo en las hojas de los árboles que crujirán levemente.
  • Viento moderado (16 km/h): las banderas estarán extendidas y las ramas de los árboles no pararán de moverse.
  • Viento fuerte (32 km/h): notarás que las banderas ondean con mucha fuerza.

Por otro lado, la dirección del viento puede obtenerse fácilmente con tan solo mirar a las banderas. Si no tienes ángulo de visión hacia ellas siempre puedes prestar atención al cielo y ver hacia dónde se mueven las nubes.

Elección del palo: ¿cual es mejor, largo o corto?

En el caso de que el aire sople a nuestro favor, lo mejor es coger un palo corto. De esta manera contrarrestaremos los efectos de este sobre nuestros golpes. Si sucede lo inverso, es decir si el viento sopla a nuestra contra, es inteligente usar un palo largo (siguiendo la misma lógica que antes).

Cómo golpear con viento: mejor un golpe bajo

Para intentar que la incidencia del viento sea lo más pequeña posible, los golpes no deben de levantar mucho la pelota, si lo hacemos esta tenderá a desviarse y perderemos total control sobre ella. Esto es sobre todo importante en los golpes cortos, para estos es aconsejable emplear un hierro 7 o inclusive un híbrido para jugar lo más cerca del suelo posible.

Para hacer que la bola no alcance mucha altura podemos:

  • Usar palos más largos o de menor loft. Si la cara del palo con el que golpeamos cuenta con un menor grado de inclinación del que tiene la del palo que usamos normalmente la pelota no será tan impulsada hacia arriba, llegando a una menor altura pero también sacrificando distancia.
  • Modificar un poco nuestro swing. En cuanto a la bola debemos posicionarla más cerca de nuestro pie derecho (en el caso de que seamos diestros, de lo contrario haz a la inversa). En la postura, hay que recargar un poco más de peso de lo normal en la parte izquierda de nuestro cuerpo y abrir más nuestras piernas en el stance (de esta forma nuestra base será más sólida y el viento no logrará desestabilizarnos). Finalmente, debemos golpear la bola con “tres cuartos” de movimiento (más corto hacia atrás y hacia delante) y con, levemente, menos fuerza de lo normal.

Estrategias según la dirección del viento

Aunque (algunos) compartan los anteriores consejos generales, cada golpe será distinto de otro en el que el viento sople hacia un rumbo diferente:

Viento a favor

Es el más irregular de los tres, con él la bola tenderá a recorrer más distancia y volar más bajo. Por lo que, en estas situaciones, recomendamos usar palos de mayor loft, que ayuden a levantar más la bola y así hacer distancias más largas. Es bueno adelantar la pelota (colocándola más próxima al pie izquierdo), pero en estas ocasiones se debe realizar un swing completo.

Viento en contra

Es probable que tu primer instinto sea golpear con más fuerza, pero cómo ya hemos visto esto sería contraproducente (el back-spin de la bola aumentaría, perderías control sobre la misma y la dirección del tiro se rompería). Utiliza un swing de ¾, golpea a la bola con un poco de suavidad, abre más tus piernas y usa un palo más largo que de costumbre.

Nunca pierdas de vista la intensidad del viento. Por ejemplo, si el viento es moderado, en las situaciones en las que deberías de usar un hierro 5 usa un 6, pero si el viento es fuerte puedes inclusive usar un 7.

Viento cruzado o lateral

Sigue todos los consejos del anterior punto pero haz un swing completo. No obstante, debes pensar bien cómo apuntar tu tiro. Por ejemplo, si el viento sopla de derecha a izquierda debes apuntar hacia la pared derecha de la calle y golpear la bola sin efecto para que el viento sea el que la centre en la calle.

Un consejo más: para mejorar tu swing en estas situaciones puedes recargar un poco más tu peso hacia la punta del pie, esto te facilitará levemente golpear hacia la derecha. Y si quieres apuntar hacia la izquierda puedes cargar más peso en tus talones.

Viento en el green

Cuando debamos golpear con el putter en este tipo de días, lo mejor es hacer un swing más largo y así empujar más la bola en la dirección en la que la queramos mover. No aplicar más fuerza de lo común, al contrario, hacer un swing suave (simplemente tiene que ser un movimiento más largo).

Si tienes que jugar un torneo en un día ventoso y tienes la posibilidad de practicar unos golpes antes de que este comience, hazlo.

Te ayudará a calibrar tu cerebro para dar buenos golpes, vas a ver las consecuencias reales que tiene el viento sobre tu bola y cómo rinden tus golpes con la presencia del viento.

Esperamos que este artículo haya resultado de utilidad a la hora de jugar al golf con viento.

Deja un comentario